Para los enólogos españoles, la copa de vino orgánico está medio llena

Comparte esta página

Para los enólogos españoles, la copa de vino orgánico está medio llena

En 2003 se firmó un acuerdo para proteger la mayoría de las denominaciones de origen de vinos europeos. Y es que, Italia, España y Francia son los tres principales productores de vino del planeta, ya que producen más de la mitad del vino consumido en todo el mundo. El nuevo tratado comercial suprime los aranceles a la importación de vino europeo e impulsa unas condiciones más ventajosas para la entrada de los productos comunitarios en las diferentes provincias canadienses.

Este es el caso de Aranleón, bodega valenciana amparada bajo las D.O.P Valencia y Utiel-Requena, que exporta un cuarto de su producción a Canadá, donde existe una demanda creciente de vinos ecológicos. De hecho, en 2015 fue el mayor vendedor de vinos ecológicos de la provincia de Quebec, con un total de 100.000 botellas vendidas.

La actividad exportadora de Aranleón ha potenciado el empleo local, la preservación de una actividad económica histórica y respetuosa con el medio ambiente, así como aumentar su superficie de cultivo.

Asimismo, estas exportaciones también han facilitado la proyección internacional de la D.O. Utiel-Requena y D.O. Valencia como destino turístico enológico. Las ventajas que ofrecen los acuerdos comerciales de la Unión Europea han permitido que multitud de bodegas españolas como Aranleón puedan hacer frente en los mercados internacionales a vinos con estrategias comerciales más agresivas. Asimismo, han reducido las barreras de entrada en países donde existe un mayor control de las bebidas alcohólicas por parte del Estado, como Canadá o Suiza, país con el que la Unión Europea también tiene un acuerdo que facilita la entrada de vinos europeos.

Arriba