Los inversores y el CETA: cómo el tratado de comercio asegura la igualdad de oportunidades

Comparte esta página

Los inversores y el CETA: cómo el tratado de comercio asegura la igualdad de oportunidades

El acuerdo comercial UE-Canadá estableció los derechos de las empresas, suprimiendo la posibilidad de que los jueces pudieran aducir nuevos motivos para demandar a los países. Una empresa únicamente puede demandar si se produce alguna de las siguientes circunstancias:

  • Denegación de justicia en un procedimiento penal, civil o administrativo
  • Incumplimiento fundamental del proceso legal debido, como una manifiesta vulneración de la transparencia, en los procedimientos judiciales y administrativos
  • Arbitrariedad manifiesta
  • Discriminación específica basada en motivos manifiestamente injustos, como el género, la raza o las creencias religiosas
  • Trato abusivo de los inversores, como la coacción, la presión o el acoso

Únicamente las empresas con operaciones comerciales legítimas en Canadá o la UE podrán demandar a un gobierno.

Arriba